martes, 31 de diciembre de 2013

FIN DE OTRO AÑO.

El 2013, para bien o para mal, ha llegado a su fin. Tenía los días contados, estaba claro. Quizás no todo el mundo piense como yo, pero por una parte, estaba deseando perder de vista este año.

El hecho de perder a alguien que ha marcado para siempre unos meses preciosos en tu vida, ya te hace reacio a todo y sientes un pequeño vacío en tu interior.
Todo lo ves negro al principio, pero a medida que pasa el tiempo, el color se clarea y aparece un gris tirando a blanco, pero no te deja ver del todo. Te encierras en ti mismo y no quieres exponerte a nada, pero no siempre es la mejor opción.

Una vez que decides salir, parece todo un poco más sencillo. Te dejas ayudar, buscas consejo, sin necesidad de pedirlo recibes abrazos por todos lados, sientes una fuerza que te ayuda a caminar cuando no ves nada en el camino.

Ha pasado de todo en estos meses, un año demasiado largo, de esos que no se quieren marchar. 
He aprendido, he reflexionado, he perdonado, he llorado, he reído, he gritado, caí y me volví a levantar, he perdido la noción del tiempo, he despertado sensaciones que creía en mí apagadas, he vivido cada día al máximo, no he desaprovechado segundos, he dado las gracias por todo lo bueno que tengo, y sobretodo, he amado.

He amado con todas mis fuerzas, hasta notar que duele, hasta llorar. Creo que cuando se tiene algo importante, hay que cuidarlo, día a día. Mostrar cariño siempre, regalar sonrisas, sentir ese hormigueo en la tripa cada vez que se acerca el momento de verle, hacer de una tontería un momento del que siempre te acordarás, porque estaba él. Y no hay más. Es motivo más que suficiente.

De entre todas las cosas importantes que tengo, él se supera y creo que, si no fuera por su insistencia, su ánimo, sus ganas de luchar por todo, no me habría levantado nunca. Es ese tipo de persona que aparece en tu vida sin sentido aparente, y que, conforme pasa el tiempo, notas que se queda, y cada vez, más y más cerca, hasta que llega el día en el que su mirada se ilumina y no deja de sonreír y es ahí, donde ves que ha venido para quedarse contigo para siempre.

Todo lo bueno de este año, que hoy finaliza, se lo debo a todos los que estuvieron siempre ahí, pero sobretodo a él. Gracias por cada una de las cosas bonitas que me has aportado.
Te amo.


¡Feliz 2014!

4 comentarios:

  1. Que guapos y que bonito el post que has escrito, feliz año nuevo para los dos!!!
    Besitos
    conestiloalcubo Blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, y aunque sean varios días más tarde, Feliz Año para vosotros también. ¡Mejor tarde que nunca!
      Un besito

      Eliminar
  2. Todo lo que nace del corazón es lo que realmente perdura. Un beso a los dos, están muy guapos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, corazón. Aunque con un par de días de retraso, Feliz Año para ti también.
      Un beso

      Eliminar